Facebook

SÍGUENOS EN

Fono consulta
2 2 610 7000

 
    Dos consejos para evitar complicaciones médicas cuando se va a acampar

    Dos consejos para evitar complicaciones médicas cuando se va a acampar

    Las vacaciones suelen ser el momento en el que muchos escogen para pasar unos días en la naturaleza, acampando. El contacto directo con los animales y vegetación son un gran atractivo para jóvenes y adultos que buscan una manera más directa de conectarse con lo natural.

    Para disfrutar de la experiencia de acampar y evitar complicaciones médicas, te recomendamos:

    HANTAVIRUS:

    En Chile, el Hantavirus es transmitido por el ratón silvestre de cola larga. Se puede adquirir al tomar contacto con orina, deposiciones y/o saliva del roedor.

    Una persona se puede contagiar principalmente por vía respiratoria al exponerse en ambientes con roedores (lugares de riesgo), pero también puede ocurrir contagio al consumir alimentos o agua contaminados, al ser mordida, al tomar un ratón con las manos descubiertas y después tocarse nariz, ojos o boca. Además, existe evidencia de transmisión de persona a persona, aunque es de baja frecuencia.

    No todas las personas contagiadas presentan síntomas, pero de todas maneras se pueden distinguir diversas etapas en la evolución de la enfermedad.

    - Fase de incubación: De una a seis semanas, no hay síntomas.

    - Fase inicial (período prodrómico): Dura en promedio cuatro a cinco días. Los síntomas son inespecíficos, similares a un estado gripal, pero sin congestión nasal.

    - Fase cardiopulmonar: Inicio de tos brusca e intensa, dificultad para respirar y disminución de la presión arterial. Los casos más graves llegan a una insuficiencia respiratoria severa y finalmente a la muerte.

    Frente a los síntomas de la enfermedad, hay que acudir a un servicio de urgencia. Debe realizarse el diagnóstico rápidamente y ser tratado en forma precoz y enérgica, normalmente en Unidades de Tratamiento Intensivo (UTI).

    PICADURA DE INSECTO

    La picadura de insecto se caracteriza por un dolor intenso justo en el momento cuando ocurre, con la posterior formación de una pápula o “roncha”. Las picaduras de insectos como zancudos, pulgas, garrapatas, entre otros, generalmente evolucionan solas. En estos casos existe el riesgo de que se sobreinfecten con bacterias de la piel. En el caso de picadura de abejas o avispas, puede producirse una anafilaxia, que es una reacción más seria en personas alérgicas.

    Como actuar ante una picadura:

    - En caso de picadura de abeja o avispa, quitar el aguijón raspando con la parte posterior de una tarjeta u otro objeto de borde recto. No usar pinzas, ya que puede apretar el saco del veneno y aumentar la cantidad liberada.

    - Quitar anillos y artículos que puedan apretar la zona afectada.

    - Lavar muy bien el área con agua y jabón.

    - Cubrir el sitio de la picadura con hielo (envuelto en un trozo de tela) por 10 minutos, retirarlo por 10 minutos y repetir.

    - Si es necesario, tomar un antihistamínico (previamente indicado por su médico) o aplicar cremas que reduzcan la picazón.

    -Mantener a la víctima bajo observación y asegurarse que no presente señales de infección (aumento del enrojecimiento, hinchazón o dolor) o anafilaxia.

    Acudir al servicio de urgencia si hay:

    - Dificultad para respirar, respiración entrecortada o sibilante.

    - Hinchazón en cualquier parte de la cara.

    - Sensación de opresión en la garganta.

    - Sensación de debilidad.

    - Coloración azulada.

    - Si viajaste a Latinoamérica y sientes dolor de cabeza, debilidad, dolor muscular o en las articulaciones, inflamación en manos o pies y conjuntivitis. Esto, con el fin de descartar dengue, chikungunya o zika.