Facebook

SÍGUENOS EN

Fono consulta
2 2 610 7000

 
    Viajes en avión: cómo evitar y enfrentar posibles complicaciones.

    Viajes en avión: cómo evitar y enfrentar posibles complicaciones.

    Conoce las posibles complicaciones médicas que pueden surgir al momento de volar 

    Llega el verano, las vacaciones y la temporada de viajes. Sea al extranjero o dentro del país, todo vuelo en avión requiere tomar ciertas medidas para evitar complicaciones y malos ratos que puedan surgir antes, durante o después del trayecto. Es por eso que te entregamos los siguientes consejos para que sepas enfrentar cualquier imprevisto que afecte tu salud y, por consiguiente, tu esperado descanso:
     
    AVIÓN: CAMBIOS DE PRESIÓN
     
    La presión que existe en la cabina de un avión equivale a alturas de 1.800 a 2.500 metros sobre el nivel del mar. En este contexto, las personas que estén resfriadas pueden sentir dolor de oídos y congestión, por lo que se recomienda tomar un descongestionante media hora antes del despegue.
     
    En caso de experimentar estas molestias, masticar chicle o comer caramelos pueden ayudar a aliviarlas, sobre todo si se hace durante el despegue y el aterrizaje, que es cuando se producen los mayores cambios de presión. Los pasajeros que tienen enfermedades pulmonares crónicas, sinusitis o anemia, deben consultar con su doctor antes de realizar el viaje.
     
    Cuando la presión baja, se produce hinchazón en el cuerpo fácilmente, por lo que es mejor no consumir alimentos que generen gases, tales como el brócoli, el repollo y la cebolla.
     
    TROMBOSIS VENOSA PROFUNDA:
     
    La trombosis venosa profunda es el nombre que se le da a los coágulos que se forman en alguna de las extremidades debido a la inmovilidad prolongada y otros factores. Esta complicación también es conocida como el “síndrome de clase turista”, ya que los espacios reducidos que existen al volar en clase económica, sumado a la seca atmosfera presente al avión y a los largos períodos de inmovilidad que se viven ahí, generan las condiciones propicias para que esta emergencia médica aparezca.
     
    Medidas para prevenir la trombosis venosa profunda son usar ropa cómoda y caminar o elongar durante cinco minutos por cada hora de vuelo, además de beber abundante líquido.
     
    Los síntomas de una trombosis, son la inflamación general de la pantorrilla, tobillo, pie o muslo; dificultad para respirar; aumento de la temperatura en la extremidad afectada y dolor local. Ante la aparición de cualquiera de ellos se aconseja consultar inmediatamente con un médico.