SÍGUENOS EN

Fono consulta
2 2 610 7000

 
    ¿Cómo evitar quemaduras en nuestros hijos?

    ¿Cómo evitar quemaduras en nuestros hijos?

    Prevenir las quemaduras en niños y en el resto de tu familia puede ser fácil con algunas precauciones. Conócelas a continuación.

    Las quemaduras son uno de los accidentes domésticos más comunes en los niños. De acuerdo a cifras de Coaniquem anualmente se queman entre 80.000 niños y niñas, de las cuales la mitad requiere de más de una atención médica.

    Estos accidentes se acentúan durante la época de vacaciones, lo cual es natural, pues las fuentes de quemaduras son muchas y los niños aprovechan las instancias para explorar su casa y alrededores. Pero pueden ser evitadas. A continuación te damos algunos consejos para evitarlos.

    Evita derrames de líquidos calientes: No cocines, bebas ni lleves líquidos calientes o comidas al cargar un niño. Mantén comidas y líquidos calientes alejados de los bordes de la mesa y de muebles. No uses manteles que los niños puedan agarrar y tirar. Usa los quemadores traseros al cocinar si es posible. Mantén las asas y los mangos de teteras y hacia atrás. No dejes la cocina sola cuando estés cocinando.

    Establece zonas “prohibidas”: No permitas el acceso no supervisado de los niños a lugares donde se esté usando una estufa, chimenea o cocina.

    Mantén instrumentos “calientes” fuera del alcance de los niños: Guarda instrumentos diseñados para calentarse fuera del alcance de los niños y desenchufados, como planchas de pelo, de ropa, rizadores, parrillas eléctricas, entre otros.

    Prueba la temperatura de la comida antes de alimentar a niños pequeños: Ten cuidado con la comida o líquidos calentados en un microondas, pues la comida puede calentarse de forma no uniforme.

    Preocúpate de los tomacorrientes y cordones eléctricos: Cubre los tomacorrientes que no estés usando con tapas de seguridad, para evitar que inserten llaves o sus dedos. Mantén los cables eléctricos fuera del camino y reemplázalos si están rotos o dañados.

    Mantén almacenados fósforos y encendedores: El mejor lugar para hacerlo es un gabinete o un cajón. Enséñale a tus hijos que fósforos y encendedores no son juguetes.

    Ten cuidado con las velas: Mantén velas encendidas fuera del alcance de los niños y apaga las velas antes de abandonar una habitación.